jueves, 12 de febrero de 2009

CHEPÉN: HISTORIA Y DESARROLLO

Nicanor Becerra Castañeda

"a la niñez y juventud de Chepén"

Siempre es motivo de alegría encontrar niños y jóvenes estudiantes que se interesan por conocer la historia, tradiciones y recursos que cuenta el pueblo que los vió nacer y que les brinda lo necesario para que se realicen como ciudadanos. Para niños y jóvenes van estas líneas acerca de Chepén, su historia, su gente y sus potenciales recursos naturales y culturales para un desarrollo integral, contribuyendo así a fortalecer su identidad como chepenanos y peruanos.

De Chepén se afirma que no tiene fundación española, es mucho más antiguo; existen evidencias arqueológicas e históricas de la presencia Mochica en el territorio provincial. Nicomedes Santa Cruz, en su poema a Chepén dice que "Antes que el rudo Pizarro; y antes que el inca también, cuando el cerro era guijarro, ya Chepén era Chepén."

El pueblo de Chepén es una comunidad formada por personas trabajadoras, emprendedoras y creativas. Según el censo del año 2007, la provincia tiene 75 mil habitantes; el 80% de su población activa trabaja en la agricultura, el comercio y los servicios públicos como educación y salud. En agricultura, los cultivos del arroz y el maíz son considerados productos de gran calidad a nivel nacional. En el comercio, la ciudad de Chepén, es el centro de intercambio de productos agrícolas, pecuarios e industriales, observándose un dinámico comercio ambulatorio y una exitosa feria dominical, que según fuentes oficiales congrega a 30 mil personas.

Chepén tiene potenciales recursos naturales y culturales, los cuales son motivo de orgullo. Estos recursos bien cuidados por autoridades y pobladores deben estar al servicio del turismo, actividad que permitiría crear nuevas fuentes de trabajo y mayores ingresos económicos. Entre los recursos naturales tenemos su hermosa campiña, la laguna de Mancoche, la playa de Chérrepe, el cerro Chepén, el Algarrobal de Moro.

Entre los recursos culturales tenemos a los arqueológicos como las ruinas de Coslachec que es una ciudadela de piedra de construcción Wari, en el cerro Chepén; el complejo arqueológico de Moro, donde se descubrió a una mujer sacerdotisa de origen Mochica; los petroglifos del cerro San Simón en Huabal. Sitios históricos, como la ex hacienda Lurifico y la Casona de Talambo, en este lugar se enfrentaron colonos Vascos y trabajadores peruanos en el año 1863, con la muerte de un Vasco, que fue pretexto para la guerra con España, que terminó con el glorioso combate del 2 de mayo de 1866, sellándose la independencia del perú y América del dominio español.

Un recurso arquitectónico de importancia mundial es el VIA CRUCIS en el cerro Chepén, que representa en estatuas de piedra y cemento las 14 estaciones de la pasión y muerte de Jesús. Todos los martes de Semana Santa se desarrolla una Peregrinación Internacional de fieles católicos. Como parte de su patrimonio cultural están las ferias religiosas, como la de San Sebastián, patrono de Chepen; la celebración de la Semana Turística que conmemora la elevación de Chepén a categoría de ciudad; el aniversario de la provincia en el mes de setiembre; sus costumbres, su gastronomía así como la calidez y hospitalidad de su gente para con el visitante.

Chepén es también cuna de personalidades que destacan en el escenario nacional y de renombre internacional. Héroes como Alfredo Novoa Cava; ilustres escritores como Eduardo González Viaña, Isaac Goldemberg Bay, Blasco Bazán Vera, Maruja Tafur Núñez, Julia Wong Kcomt; historiadores como Manuel Burga Díaz que llegó a ser Rector de la Universidad Nacional de San Marcos; científicos como Carlos Gutiérez Noriega; maestros como Ataúlfo Fernández Gasco, Manuel Tarma Boy; periodistas como Ismael Ulfe Vértiz y Miguel Tucto Chávez; mártires de la democracia como el ex alcalde Pedro Cáceres Becerra, entre otros, que son motivo de gloria y orgullo de Chepén y el Perú.

Chepén tiene en sus hijos y en sus recursos naturales y culturales, el reto de consolidar su condición de ser uno de los pueblos de mayor progreso y desarrollo de la región y el país. Niños y jóvenes estudiantes deben contribuir a esta visión, expresando su amor e identidad por Chepén, siendo cada vez mejores alumnos, mejores hijos y mejores ciudadanos. Ustedes son el presente y futuro de Chepén y el Perú.

(Articulo publicado en el Diario "La Industria" de Trujillo, Suplemento Enfoque, el 21.12.2008, pág. 4)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada